Saltar al contenido

Cada cuánto regar las plantas

La creciente tendencia a cultivar en casa exige saber dirigir con éxito cualquier huerto orgánico. Un aspecto importante es conocer el nivel de riego necesario porque para algunos cultivos la humedad es fundamental. Debes considerar qué cantidad de agua y frecuencia de riego son necesarias, ya que cada planta es diferente y factores como el clima, el suelo y la iluminación influyen en el desarrollo de los cultivos. Observar el aspecto de las plantas es primordial para saber si necesitan agua y la evidencia más clara es el estado de sus hojas. Si la planta luce seca, requiere riego inmediato, pero si por el contrario, presenta manchas en las hojas podría estar experimentando un exceso de humedad.

Horarios sugeridos para el riego

La frecuencia de riego dependerá siempre de la estación. En verano, el riego puede llegar a ser diario, dependiendo de la necesidad de la planta. Un aspecto de cuidado es el horario elegido para el riego y la periodicidad. Te recomendamos regar los cultivos orgánicos, plantas de jardín o frutales a primera hora de la mañana o al atardecer. Esta técnica evita que las plantas sufran daños por el cambio brusco de temperatura. Nunca las riegues entre las 12 y 18 horas porque el calor de verano alcanza sus picos más altos en ese intervalo. La implementación de sistemas de riego automáticos contribuye a regular la humedad mediante sensores que detectan cuándo las plantas requieren agua. El uso de estas herramientas tecnológicas en la jardinería ayuda a preservar las plantas y al ahorro de un recurso tan importante como lo es el agua. Además, evita el riego con mangueras, cuya presión debilita las raíces cuando se aplica directamente en la base de las plantas.

¡Cuidado con el exceso de agua!

Dentro del proceso de riego, es recomendable que examines el terreno para constatar su humedad. De esta manera, evitarás que se pudran las raíces de los cultivos. La mejor forma de prevenirlo es palpando la humedad del suelo o maceta. De hecho, muchas plantas poseen un sistema natural para nutrirse de suelos que acumulen humedad, aunque la capa superficial luzca seca. Las señales que describen exceso o falta de agua son similares. Por lo tanto, debes revisar el cambio de pigmentación en las hojas y el color del suelo que puede volverse verdoso por la aparición de algas. Estas recomendaciones van dirigidas primordialmente a quienes cultivan en interiores, en macetas o lugares reducidos, donde la tierra conserva el agua durante más tiempo.

Rutina de riego sugerida

Antes de establecer una rutina de riego, debes clasificar tus plantas para prevenir errores que a la larga perjudiquen el desarrollo de tu jardín. Variedades como aloe vera, cactus, lavanda, manzanilla, tomillo, ciprés, geranios o madreselva, requieren poca humedad por lo que puedes regarlas una vez al día solo si el clima es caliente. Por su parte, las plantas sensibles al calor como las hortalizas, el césped, los helechos y violetas requieren riego constante y hasta 2 veces al día en la temporada más caliente del verano. Recuerda revisar continuamente los tallos, raíces y la humedad del terreno para evitar la saturación de agua que resulta perjudicial para las plantas.

Artículos de nuestro blog