Saltar al contenido

¿Cómo hacer un jardín japonés?

El jardín japonés es parte de esos legados milenarios cada vez más populares en España. Aunque también se lo conoce como jardín zen, es un espacio para encontrar momentos de calma y quizás el camino al hábito de meditar. Si eres de las personas que busca tener un espacio para relajarte, sea dentro de casa o en el exterior, el jardín japonés es una buena opción para ti. Además de estar muy de moda, te permitirá sentirte en conexión total con la naturaleza. Dentro de las ventajas que disfrutarás al diseñar un jardín japonés, están la de reducir los niveles de estrés, enriquecer tu hogar, compartir momentos de calidad en familia y hasta sorprender a tus visitas. Todos son beneficios que están incluidos en el proceso de diseñar este jardín místico, que puede ser grande o pequeño. No es solo una pieza de arquitectura con belleza singular, sino que constituye el reflejo de las concepciones espirituales y filosóficas de los japoneses.

Equilibrio y armonía

Este jardín se rige en su colocación y orden en base al Feng Shui. Esta filosofía busca influir sobre las personas para que encuentren la armonía y estabilidad mediante su fuerza vital, conocida también como Chi. Existen variaciones de jardines japoneses, de meditación, de paseo o para la contemplación. Antes de empezar a desarrollar tu jardín japonés, debes visualizarlo en el área de tu hogar donde quieras ubicarlo. Posteriormente, definir su composición de materiales, dividir el espacio con asimetría, diseñar los caminos y saber con qué elementos lo completarás. Los principales son piedras, plantas y agua. Es imprescindible usar materiales naturales y no sintéticos. En la etapa de elaboración es necesario que cuentes con un Bagua, un mapa energético regido por el Feng Shui que muestra la distribución de la energía en tu hogar, será tu guía para ubicar los objetos para el jardín. Recuerda, debes enfocar los materiales hacia los puntos cardinales que correspondan según cada elemento natural, agua, fuego, tierra y aire.

La importancia de los elementos

La concepción general del jardín japonés se determina a partir de elementos representativos de islas, montañas y mares. Su ubicación debe orientarse hacia la salida del sol, y el resto se irá distribuyendo de manera armónica. A continuación te señalamos qué elementos no deben faltar en tu jardín japonés:
  • Piedras: son elementos fundamentales, ya que son minerales y representan las montañas, islas y colinas. Es recomendable usar piedras de origen volcánico, pero deberás saber determinar su tamaño y color en función del jardín japonés que quieras en tu hogar
  • Agua: constituye el reflejo, representa los lagos, cascadas o estanques. El agua es una poderosa fuente de vida y nunca debe faltar en un jardín japonés. En función del espacio que le des al agua, podrá eventualmente albergar peces o anfibios pequeños.
  • Plantas: representan en los jardines la contemplación y la naturaleza abundante del mundo. Puedes utilizar flores de cerezo, lirios, magnolias, azaleas, musgos o helechos. Dependerá de la estación del año en que lo elabores.

Artículos de nuestro blog