Saltar al contenido

¿Cómo plantar cebollas?

El consumo de hortalizas orgánicas como la cebolla crece cada día debido a la necesidad de obtener macronutrientes de los alimentos. La cebolla es un componente básico en la gastronomía mediterránea y fácil de cultivar en casa. Asimismo, proporciona al organismo vitaminas y oligoelementos como potasio, zinc, hierro, calcio y magnesio que resultan esenciales para el organismo. Entre otras propiedades, la cebolla sirve como expectorante, bactericida, diurético y contribuye a regenerar los glóbulos rojos. Como valor añadido, desde el punto de vista culinario, el sabor concentrado de los cultivos orgánicos aporta más sabor a la comida.

Fácil de cultivar

En la terraza, jardín o balcón de cualquier piso, puedes plantar semillas de cebolla, pero para eso debes seguir tres sencillas recomendaciones:
  1. Puedes sembrarlas durante todo el año. Están disponibles en todas sus variedades en cualquier tienda de cultivos orgánicos o jardinería.
  2. Antes de cultivar, debes tener en cuenta las condiciones ambientales porque para obtener los mejores resultados, las plantas de cebolla requieren humedad, iluminación y temperatura adecuadas.
  3. Es recomendable que traslades las plántulas al terreno una vez que el grosor de sus hojas alcance la medida de medio centímetro.
La preparación del terreno es fundamental antes del traslado de las plantitas recién formadas. Para eso, es necesario que retires la maleza o malas hierbas y esparzas abono artesanal o compost comercial en la tierra. En huertos orgánicos, puedes aprovechar la cáscara de huevos, desperdicios de verduras, frutas y hortalizas como nutrientes para el suelo. El arado también es primordial durante la preparación del terreno. Independientemente de las dimensiones del espacio, es pertinente que hagas surcos para que las plantas crezcan erguidas. Las plántulas de cebolla deberán enterrarse a una profundidad de 20 cm. Asimismo, deberás mantener una distancia de 40 centímetros entre líneas de cultivos y 15 cm entre plantas, para delimitar el espacio de sus raíces. En el huerto o en las macetas, las cebollas empezarán a desarrollar hojas verdes, que se conocen como cebolletas y posteriormente el bulbo, que podrá ser cosechado para su consumo a partir de los 90 días. Los que saben de cocina afirman que tanto el tallo como las hojas de las cebolletas aportan aún más sabor a la comida que la propia cebolla.

Algunos puntos a tener en cuenta

Durante la siembra de cebollas es necesario que revises constantemente los cultivos para evitar que se infecten de hongos en el tallo por exceso de agua. Horticultores orgánicos sostienen que el hecho de cortar los tallos de los brotes a la mitad, les otorga mayor fuerza y vitalidad. Un aspecto interesante es que comprarás las semillas de cebolla solo la primera vez, ya que posteriormente podrás obtenerlas de la misma planta para su cultivo permanente. Sin embargo, otra forma de cultivar las cebollas es mediante la siembra del bulbo. Es importante que las ubiques en el lugar más iluminado de tu huerto o jardín, dado que la buena luz natural favorece su crecimiento. Los ciclos de riego de la cebolla deberán ser intermitentes en su etapa de crecimiento y esporádicos en la fase de formación del bulbo, por cuanto la humedad en exceso es perjudicial para dicho cultivo. Es decir, riega tus plantas solo lo estrictamente necesario.

Recomendaciones para un huerto fértil de cebollas

  • Mantén el terreno libre de la maleza que tiende a desarrollarse alrededor de las plantas.
  • Recorta las hojas si observas un florecimiento anticipado. Esto impide que se trunque el desarrollo del bulbo.
  • Monitorea constantemente la humedad del suelo para evitar el exceso de agua.
  • Revisa el tallo de las cebollas para preservarlas de hongos y plagas.

Artículos de nuestro blog