Saltar al contenido

¿Cómo plantar jengibre en maceta?

El jengibre es una planta que cada día es más apreciada en los hogares gracias a sus múltiples propiedades nutricionales, digestivas y medicinales. Su cultivo en maceta es muy fácil y bastante común, sin embargo, muchos no saben cómo iniciar su primera plantación de jengibre en maceta así que vamos a ver el proceso paso a paso.

Obtención de los brotes

  • Bastará con ir al supermercado y elegir raíces que en todos sus aspectos se vean saludables, es decir, que no tengan muchas arrugas y tampoco partes marchitas. La piel debe ser color beige claro y brillante, en términos generales el trozo a elegir debe verse como si estuviera hidratado y no como una pieza seca.
  • Puedes picar las raíces que hayas comprado en varios trozos para obtener mayor cantidad de rizomas para plantar.
  • Para obtener los rizomas simplemente remoja los trozos en un vaso con agua durante 4 horas, luego retíralos del agua y colócalos sobre un papel absorbente o un paño para que drenen el exceso de líquido. No los exprimas, solamente deja que escurra el agua.
  • Luego mete todos los trozos en una bolsa de plástico cerrada y cúbrela completamente con un paño. Guárdala en un lugar fresco durante una semana.
  • Pasado ese tiempo deberías tener los primeros brotes de jengibre. Lo ideal es que cada trozo tenga unas pequeñas raíces como hilos y unos bultitos verdes que son los brotes por lo que la planta empezará a sacar su tallo.

Preparación del sustrato

  • En una maceta que tenga unos 40 cm de profundidad, pero tan amplia como sea posible, se preparará la tierra en la que sembrará los rizomas obtenidos de la semana anterior.
  • Este sustrato debería estar compuesto por una parte de arena y tres partes de tierra de ser posible ecológica, lo ideal es que también tenga algo de abono o de humus de lombriz (no es obligatorio).
  • En el fondo de la maceta debes colocar piedras para garantizar el drenaje adecuado del agua. Luego rellena con el sustrato que ya has preparado.
  • Cada rizoma a sembrar debe tener un brote, si en un trozo ves que hay varios brotes y tienes espacio en la maceta, lo mejor es dividirlo para que haya un brote por raíz.
  • El rizoma se coloca en posición horizontal y va semienterrado, solo hasta la mitad.
  • Pon dejando los brotes hacia afuera mirando al exterior. No es necesario cubrirlos completamente.
  • Si puedes, debes dejarlo unos 10 centímetros de separación uno del otro.
  • Al jengibre no le gusta estar a pleno sol pero, tampoco completamente en la sombra. Lo mejor es ubicarlo en un espacio donde le llegue luz y un rato de sol directo nada más.
  • El riego debe ser moderado, es decir solo, es necesario humedecer el sustrato evitando tanto como sea posible mojar directamente los rizomas recién sembrados hasta que el tallo tenga unos 4 centímetros de altura.

Cosecha del jengibre

El tiempo óptimo para la cosecha es de unos ocho meses, sin embargo, tres o cuatro meses después de la siembra puedes obtener algunos trozos pequeños para tu uso personal. Bastará con remover un poco la tierra hasta que encuentres un rizoma y corta la cantidad justa, vuelve a cubrir el rizoma con la tierra y seguirá creciendo. Si quieres ver flores, debes esperar hasta unos 2 años cuando el jengibre finalmente florece. Para conseguirlo debes tratar de no tocar el rizoma que tiene el tallo principal o no lograrás tu cometido.

Artículos de nuestro blog