Saltar al contenido

¿Cómo plantar un limonero en maceta?

  • Si te gusta la jardinería y deseas plantar un limonero en una maceta, te tenemos buenas noticias. Es mucho más fácil de lo que imaginas y de lo que te pueden haber contado. Aquí, te explicaremos el paso a paso para lograrlo.

Primer paso: germinación de la semilla

Todo el año hay disponibilidad de limones, ya que hay una gran variedad de ellos. Sin embargo, se trata de una planta de clima cálido que se puede cultivar en épocas de calor para mejores resultados. Plantar un limonero en una maceta es una muy buena alternativa si quieres tener limones durante todo el año al alcance de tu mano.

  • El primer paso es sacar las semillas que quieras sembrar de un limón. Es importante que estén enteras, enjuágalas con agua para retirar cualquier sustancia de ellas. Así, eliminas futuros hongos que pueden perjudicar a tu limonero.
  • Seca las semillas y colócalas en un semillero con tierra abonada y húmeda. No debe estar demasiado mojada, ya que esto impedirá que la planta se desarrolle.
  • Al sembrarla, la maceta debe estar en un lugar donde la temperatura sea estable. Es importante que introduzca la semilla a una profundidad de 1,5 cm.
  • Después coloca sobre ella una capa de tierra y un trozo de papel transparente para que le genere calor.
  • Cuando observes que la planta está desarrollándose, quita el papel transparente.

El traspaso del semillero a la maceta

Ya germinada la semilla, que tenga una altura de algunos centímetros y le observes hojas, debes pasarla a la maceta definitiva. Esta debe tener agujeros en la parte inferior que permitan la salida del agua que no va a necesitar la planta.

Debe tener tierra nueva, abonada y estar mezclada con algunas piedras porosas que ayudan con el drenaje del agua. Luego, abre un hoyo en la parte central de la tierra y allí introduce la planta ya germinada. Alrededor de ella pon un poco más de tierra hasta que la sientas bien firme. Luego riégala y coloca el matero en un lugar donde le de la luz del sol durante al menos 5 horas al día. Evita que reciba mucho calor o demasiado frío.

¿Cómo puedes cuidar tu limonero ya plantado?

Al ver que tu limonero ya está estable, es recomendable seguir algunos consejos para evitar que con el paso de los días se convierta en una actividad frustrada por el mal cuidado.

No ubiques la planta en un lugar húmedo, ya que no te dará frutos. Lo mejor es que esté en un lugar donde haya luz solar. La debes regar cada 4 días, excepto en verano que debe ser máximo cada dos días por las altas temperaturas.

Cada tres años trata de trasplantarlo en macetas de mayor tamaño para que se desarrolle con mayor facilidad. Al mismo tiempo, renueva la tierra y abónala. El final del invierno es la mejor época para cortar sus ramas secas.

¿Te ha gustado este artículo?  Mira este otro:

Artículos de nuestro blog