Saltar al contenido

Flores de verano

En verano, las flores son un verdadero atractivo en cualquier ambiente. Por donde pases verás balcones, jardineras y parques que se visten en esta temporada de aromas y colores. Aunque el calor es bastante fuerte en esta temporada, existen flores resistentes a este clima y otras no tanto, pero que con el cuidado correcto lucen radiantes independiente del muchas veces inclemente sol. Si bien la primavera es la temporada ideal para las flores, el verano también permite que ciertas especies tengan un protagonismo en diferentes lugares. Si quieres conservar o darle vida a tu jardín, esta publicación te dejará un par de detalles que puedes considerar.

Variedad de estilos y colores

Las flores en el verano varían en estilos, colores y en su forma de cultivarlas. Es decir, la manera en que deben tratarse durante todo el período para que no sufran ni se marchiten. Entre las flores que se pueden encontrar en el verano se pueden mencionar los geranios, las dalias enanas, las margaritas y las surfinias, las cuales crecen más rápido y duran más que las petunias que también florecen en esta temporada. Si te animas a tener una variedad colorida de flores, asegúrate de tener macetas o espacios con mucha tierra ya que flores como las surfinias necesitan mucha cantidad. Con las flores de verano puedes crear espacios con tonos florales intensos como el rojo y suaves como el blanco. Todo depende del efecto que busques. También están las plantas arbustivas pero muy decorativas como son las azaleas y las magnolias, variedades que también requieren un cuidado delicado, aunque estas son un gran desafío. Si cuentas con un espacio en el interior de tu casa y puedes ofrecerle humedad al arbusto, podrás cultivar estas flores ya que aunque requieren mucha luz, no tienen que tener contacto directo con el sol. Aunque atención: no toleran los cambios bruscos de temperatura.

Cuidados de las flores de verano

Puedes combinar las flores de varios tonos para crear un efecto más colorido y, si deseas una apariencia colgante, puedes añadir otros estilos, como los geranios hiedra. Pero hagas lo que hagas, siempre recuerda cuidarlas como se debe para que conserves en buen estado el trabajo botánico que has hecho. El intenso calor produce bastante daño a las plantas de jardín, así que además de un buen regado es importante proteger a las flores con malla de media sombra, la cual no se debe dejar de manera fija para que en días de poco sol e incluso de lluvias tengan mejor luz natural. Aunque parezca una contraindicación, el exceso de riego tampoco es bueno, por lo que debes conocer qué tipo de flor estás cultivando para saber cuanta agua y tierra necesita para crecer. En la temporada estival, las flores y muchas plantas están en reproducción por lo que es ideal la fertilización de los suelos. Elimina la mala hierba constantemente, antes que haga semillas y se esparza por todo el terreno. Asimismo, aprovecha la temporada para hacer mantenimiento a los estanques y tener un mejor control de plagas como los mosquitos. Ya puedes prepararte para la temporada de verano y crear espacios en tu casa o trabajo con toque colorido, armonioso y natural.

Artículos de nuestro blog