Saltar al contenido

¿Qué plantar en Abril?

Podría decirse que abril es un mes de grandes cambios en la naturaleza. Las temperaturas empiezan a subir y los cultivos a crecer y crecer. Sin embargo, también hay que tener en cuenta otros aspectos, algunas noches podrían seguir siendo frías, por lo que es necesario proteger los semilleros que resulten sensibles. Además de sembrar, también hay que preparar bien el terreno, por lo que recurrir al compost es de gran ayuda, aparte de eliminar las indeseables malas hierbas que podrían convertirse a corto plazo en un dolor de cabeza, robando nutrientes y agua.

La siembra en abril

Abril da la bienvenida a un gran número de posibilidades a nivel de cultivo, por lo que es importante decidir sobre las opciones más atractivas respecto a cada caso y posteriormente dividir el espacio en diferentes grupos, según las necesidades de cuidado, riego y las temperaturas de cada una. En este caso, aquñi vamos a optar por los sabores particulares del verano que cada vez está más cerca, como es el caso de las hierbas, tanto culinarias como aromáticas y que resultan las protagonistas a nivel de cultivo este mes.

Cilantro

Podría decirse que es la hierba culinaria por excelencia, y es que, aunque algunos simplemente no soporten su olor y sabor, a nivel mundial está muy bien valorada, en especial en la cocina asiática y americana. Su aroma fresco, permite que pueda combinarse con un gran número de recetas y darle un toque personal a cada preparación y por supuesto, nada mejor que tenerlo siempre fresco y a la mano. Si bien abril es el mejor mes para sembrarlo, puede extenderse hasta mayo. Puede sembrarse directo al suelo o en una maceta. El espacio entre cada semilla debe de ser de 15 centímetros, germinan sumamente rápido, (alrededor de dos semanas) siempre y cuando tengas una temperatura entre 10 y 12 grados.

Camomila

Conocida en algunas regiones como manzanilla, es un aliado natural contra la pesadez estomacal y un maravilloso antiséptico natural. Este cultivo es sumamente bondadoso, por lo que no lleva mayor trabajo pero que sí se disfruta mucho. Al igual que el cilantro se siembra directo al suelo, dejando espacio de 25 cm aproximadamente ya que crece tanto a lo alto como lo ancho. Después de unos 60 días que se hayan plantado semillas, se empezarán a ver las flores.

Menta

De las infaltables en la cocina, puede usarse tanto para ensaladas como bebidas. La menta es un cultivo muy noble, ya que apenas y necesita cuidados básicos para crecer. Se siembra de forma directa al suelo, procurando tener unos 15 cm de distancia entre cada semilla. Es importante destacar que suele ser bastante invasiva por lo que hay que tener siempre cuidado de que no arruine otros cultivos.

Albahaca

De las plantas culinarias más demandadas. Su inconfundible aroma y delicioso sabor la hacen un ingrediente ideal en muchas recetas, en especial en la gastronomía italiana. Además de todos los usos que se le pueden dar en la cocina, lo que pocos saben de la albahaca es que también ayuda a combatir las plagas del jardín de manera natural, en especial cuando está sembrada cerca de los tomates o pimientos. Contrario al cilantro o la camomila, la albahaca es delicada. Es recomendable sembrarla en macetas, ya que no tolera el frío muy bien. Una vez estabilizadas un poco más las temperaturas si podrá pasarse al suelo procurando tener separaciones de 15 cm.

Artículos de nuestro blog