Saltar al contenido

¿Qué plantar en marzo?

Las bondades de la primavera se pueden percibir con la llegada del mes de marzo. El duro invierno comienza a ceder y en el ambiente se empieza a notar un clima más agradable. Es la oportunidad para echar manos de las herramientas de jardinería e internarse en el huerto para plantar hortalizas, árboles frutales o ambos, según su deseo.

Hortalizas      

En el caso de las hortalizas, las zanahorias, el cardo, la calabaza, la remolacha, las acelgas y los garbanzos son propicios para sembrarlos con los primeros atisbos primaverales. Entre tanto, para los guisantes, las cebollas, las habas, las berenjenas y las alcachofas podrían significar la última oportunidad para plantarlas en lo que resta de año. Así que, si deseas cosechar alguno de estos productos, no te demores y ponte a trabajar. En marzo, la temperatura comienza a subir. No obstante, este proceso difiere enormemente de acuerdo al lugar donde se encuentre. En el caso de España, en algunas zonas se puede experimentar un intenso calor en la tarde y a la mañana siguiente, una temperatura como fuese pleno invierno. De allí la importancia de conocer las tendencias climáticas características de cada región y así procurar una siembra exitosa.

Siembras vs. trasplantes

Con respecto a las siembras, estas se pueden llevar a cabo de manera directa en la mayoría de los casos. En marzo, al igual que en febrero, se puede cultivar zanahorias, rábanos y nabos considerados como las mejores hortalizas para sembrar durante esta época. Para los trasplantes, la espinaca, la remolacha y la acelga son excelentes. Esta última tiene la particularidad de que se puede plantar en cualquier momento del año, pero marzo es el mejor momento para empezar. Una de las ventajas de poder contar con un huerto es que, a pesar del clima, es posible controlar los diferentes cultivos y mantenerlos en una temperatura adecuada. Entre estas hortalizas se encuentran: las calabazas, las berenjenas, los tomates y los pimientos. La disparidad en los climas que se produce en algunas zonas obliga a estar pendiente de los cambios con la llegada de la primavera. En las montañas y lugares fríos, por ejemplo, habría que esperar 15 o 30 días más para empezar la siembra. Entonces, la rutina de cultivo debe semejarse a la que se lleva a cabo en cualquier otro lugar en febrero.

Frutas

El proceso para sembrar árboles frutales no es muy complicado. Además, tienen la capacidad de resistir diversos climas. Para el mes de marzo, el albaricoquero y el melocotonero son de los más indicados. El albaricoquero requiere de constantes horas de frío en su etapa de desarrollo. A pesar de eso, hay que cuidarlo de las tardías heladas invernales. En su etapa de madurez, prefiere los climas soleados. En el momento de sembrarlo, no necesita abono si cuenta con un suelo alcalino y un buen drenaje. Los melocotoneros requieren de mucho frío, clima ausente en las áreas subtropicales, como en Andalucía y Canarias. Son muy poco resistentes al verano y requieren de temperaturas bajas para la maduración de las cosechas. Algunos de los países que integran la cuenca mediterránea están entre los principales productores de melocotones.

Aprovecha las ventajas de las plantas aromáticas

Los insectos, como las abejas, son los mejores aliados para dar inicio al cultivo de plantas en marzo por tratarse de polinizadores efectivos. Por eso, es importante que en el huerto se incluya la siembra de hierbas aromáticas como menta, cilantro, cominos, hierbabuena, perejil y anís, entre otras. Con estas plantas también podrás elaborar diferentes infusiones y aprovechar sus propiedades medicinales.

Artículos de nuestro blog